Frutas feas… No gracias.

Una sencilla explicación (con números) de porqué es una mala idea que se comercialicen frutas y hortalizas “feas”.